2012-09-26

"Si vives entre codornices, es muy difícil aprender a volar como las águilas"

"Aléjate de aquellos que intentan menospreciar tus ambiciones. La gente pequeña siempre lo hace, pero los verdaderamente grandes te hacen sentir que tú también puedes ser grande". Mark Twain

          Poster del mediometraje de Manuel Cercek.


Un verdadero perdedor es alguien que tiene tanto miedo a no ganar, que ni siquiera lo intenta” (Grandpa, Little Miss Sunshine, 2006)


Estoy convencidísima de que en esta vida para llegar a ser algo hay que pensar a lo grande: Think Big, be big...


La palabra ambición está muy menospreciada en nuestro vocabulario, de hecho la mayoría de frases que he encontrado es criticando el hecho de que alguien sea ambicioso y la ambición en el buen sentido es el motor que mueve el mundo, que hace avanzar a las personas.

Decía Cocó Chanel que el éxito suele ser alcanzado por los que no saben que el fracaso es inevitable y eso me lleva de nuevo a las mariquitas que vuelan porque no saben que según las leyes de aerodinámica no pueden hacerlo...
 


Los ambiciosos son soñadores, donde otros ven obstáculos ellos ven oportunidades.
Piensan que pueden cambiar su destino y casi siempre lo consiguen. Ven cosas que otros no ven. Escapan de una vida segura tras un futuro incierto. Corren riesgos, ya sabemos eso de que fallas todos los tiros que no haces.
Está claro que todos queremos más: más dinero, más poder, más reconocimiento, más tiempo libre. Al final, el deseo de crecer es el combustible que alimenta la ambición...

En ocasiones, se suele confundir la ambición con la avaricia, mediante la cual, una persona avariciosa podría dañarse a si mismo o a los demás para conseguir lo que desea. La ambición en contraste, tiene que ver con el deseo de ser mejor. Wikipedia

Estas palabras he encontrado como sinónimo de ambición:


He "robado" del excelente blog de Francisco Alcaide este fragmento de la estupenda entrada, "dedícate a aquello que sabes hacer mejor" aunque podéis leer el blog entero que es muy bueno...

"Si me preguntasen acerca de un consejo sobre el mundo laboral, sería este: Dedícate a aquello que sabes hacer mejor. Apaláncate en tus fortalezas. No dediques ni un minuto a tus debilidades. Ya decía Dan Sullivan: «Si se dedica mucho tiempo en trabajar debilidades, se termina con muchas debilidades fuertes».

La gente de éxito son personas que han identificado cuáles son sus áreas de excelencia y concentran en ello todo su energía. El resto lo delegan, lo subcontratan o se buscan la vida para no tener que hacerlo.
Me decía en una ocasión un directivo: «Hay mucha gente condenada a la infelicidad laboral por no saber elegir bien». Y es que el talento necesita ser hospedado en su lugar para que explote y dé todo su potencial. De otro modo pasa desapercibido. El lugar ideal para el talento es aquel que exhibe nuestras virtudes y disimula nuestras carencias. Todos tenemos talento pero cada uno para algo diferente, de lo que se trata es de aposentarlo allí donde pueda lucir. Como se dice en la excelente película Una historia del Bronx (1993), con Robert de Niro como director y actor: «No hay nada peor en esta vida que el talento malgastado».
(...) A menudo no prestamos suficiente atención a nuestras virtudes, porque las ponemos en práctica de manera natural y entonces las restamos importancia, como si fuese algo fácil, y no es así. Eso lleva a que uno se fije más en las habilidades que no tiene que en las que tiene. Resultado: frustración. Vivir es elegir y elegir es descartar. No se pueden tocar todas las teclas del piano. Cada hora que se la quitas a aquello que sabes hacer mejor, no lo potencias."

Y estoy totalmente de acuerdo con la frase de Baltasar Gracián: «Cualquiera hubiera triunfado de haber descubierto su mejor cualidad».
Estoy totalmente de acuerdo en que todos somos buenos en lo que nos gusta hacer... a veces cuesta un poco más llegar a saber realmente en qué somos buenos, pero luego, si nos comprometemos emocionalmente podemos llegar a ser grandes.

Me ha gustado leer en el Esquire de este mes que todavía hay gente que sigue apostando fuerte y triunfando en campos que los demás dirían que estás loco.

— como Tony Nourmand que ha fundado Reel Art Press una editorial de libros de lujo dedicados a gente del cine, el primero a Bill Gold,  la versión más económica a 800 dólares :-) ya tiene clientes como Tim Burton (por cierto hay que ver la exposición en Madrid de Frankenweein making off)  o Spielberg (que aún no lo sabe pero va a producir la película de mi último cuento :-). 
“In my wildest dreams I could not have foreseen the career I would have.” Bill Gold


—O Mondo Posters la tienda de carteles de cine que empezó vendiendo camisetas, que luego pidió a ilustradores contemporáneos importantes  como Martín AnsinShepard FaireyOlly Moss, Tyler Stout o Ken Taylor que hicieran su versión de carteles de películas, los carteles a 35 dólares se agotaban la web en menos de un minuto las 200 unidades de cada tirada, sin reedición posible y luego se vendían a precios de escándalo en ebay y la academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de EE UU anunció que guardará los carteles en sus archivos... (sacan unos cien modelos de cartel por año).






Alamo Drafthouse es elegida cada año la mejor sala de cine del mundo, bueno compite con el Thisio de Atenas y el Raj Mandir de Jaipur. No pasan publicidad, sólo trailers vintage, se puede comer bien con carta de vinos y cervezas servido en platos y cubiertos de verdad... Todo un lujo.
En el estupendo blog de Cineyotrasdrogas tenéis más información y bien explicada...
Está claro que la ambición y las cosas bien hechas, funcionan.

"El lujo es una necesidad que empieza cuando acaba la necesidad". Coco Chanel